Desde la profunda opción evangélica de la institución como servicio organizado de la caridad en el seno de la Iglesia católica, y su trabajo a favor de las personas más vulnerables, la construcción de la paz y la convivencia, el Equipo Directivo de Cáritas Española expresa su condena de los brutales atentados terroristas que tuvieron lugar ayer en Barcelona y Cambrils.

Todos los agentes de la Confederación Cáritas, sus decenas de miles de voluntarios y trabajadores nos unimos al dolor de las familias que en este momento están sufriendo las consecuencias de tan execrable acción, y unimos nuestras oraciones a Dios, Señor y Dador de Vida, por el eterno descanso de los fallecidos y el pronto restablecimiento de todos los heridos.

La familia Cáritas transmite toda su cercanía a los hermanos de las Cáritas Diocesanas de Barcelona y de Tarragona, y nuestro aliento fraterno para seguir avanzando en su acción permanente de lucha contra la pobreza y de acompañamiento a los más débiles.

En estos momentos de dolor e incertidumbre, Cáritas quiere reafirmar su compromiso, en España y en todo el mundo, con la causa de los derechos humanos y la paz que, como señala el recordado san Juan XXIII, “ha de fundarse en la verdad, la justicia, el amor y la libertad”.