Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz, celebró ayer su tradicional "Celebración de Navidad", en la Parroquia de Jesús Obrero de Badajoz. En este contexto de celebración de la Navidad, en el que el bullicio lo llena todo, hoy, a nosotros, se nos llama a preguntarnos qué grado de compromiso hemos adquirido para mejorar el mundo. Y sí, hacemos muchas cosas que duda cabe, pero en este momento tenemos que implorar al Señor su perdón por todo lo que dejamos de hacer.

Son muchas las ocasiones que no somos fieles a cuánto Él espera de nosotros y no damos al necesitado cuanto reclama y está en nuestras manos la posibilidad de atenderlo. En otras, nos limitamos a dar lo más fácil, la ayuda material, y olvidamos esas otras muchas necesidades que la persona nos pide: la escucha, el acompañamiento, el cariño, la mirada amiga, el caminar junto a él y con él.

Nos falta una actitud firme de compromiso para trabajar por hacer lo posible y lo imposible por mejorar este mundo tan desigual, luchando por la justicia. La infinita misericordia del Señor, su perdón, no nos va a faltar ante este reconocimiento y decididos deseos de ser buena noticia para todas esas personas que se acercan a nuestra Cáritas reclamando esa Acción Socio Caritativa, expresada a través de la más alta y genuina expresión del AMOR manifestado con obras.