La respuesta a los retos de acogida e integración de las personas migrantes y refugiadas en situación más vulnerable, tanto en España como en terceros países, es uno de los ejes prioritarios de la acción social de Cáritas.

 

Así lo ponen de manifiesto los 35 proyectos que, por un importe total de 1.339.681 euros procedentes de fondos propios, van a ponerse en marcha en un número similar de Cáritas Diocesanas de todo el país a lo largo de 2018, dentro de un Plan de Acción específico en este ámbito de la exclusión.

La respuesta de Cáritas Española a los problemas de integración que plantea la movilidad humana se lleva a cabo también más allá de nuestras fronteras: en 2017, se destinaron 1,5 millones de euros a 18 proyectos para refugiados y migrantes en otros países.

Plan de Acción aprobado por la Asamblea General

Los 35 proyectos que se van desarrollar este año en nuestro país han sido aprobados, a propuesta del Consejo General de Cáritas, por la Asamblea General, que dio el visto bueno a la liberación de 1,5 millones de euros procedentes de fondos propios de la institución para financiar el Plan de Acción con personas migrantes y refugiadas propuesto en las Jornadas Confederales celebradas en abril de 2017.

En dicho Plan, se recogen, como líneas de acción prioritarias del trabajo con inmigrantes, el incremento de plazas de acogida para estas personas en las Cáritas Diocesanas; el fortalecimiento de recursos y servicios destinados a la acogida e integración (como acompañamiento individual y familiar, apoyo jurídico y psicológico, mediación intercultural, formación en idioma, formación laboral y pre-laboral, etc.); el apoyo a actividades de convivencia intercultural (con proyectos en los barrios y lugares de mayor concentración de población inmigrante); y la mejora de las capacidades de los agentes de Cáritas (a través de acciones formación y sensibilización).

Esta acción estratégica de Cáritas supone una apuesta firme de toda la Confederación por reafirmar el compromiso de la Iglesia con las situaciones de vulneración de derechos que viven las personas que se han visto forzadas a abandonar sus lugares de origen.

Como señala Francesca Petriliggieri, coordinadora del Equipo de Inclusión de Cáritas, “al observar en su conjunto la riqueza y diversidad que plantean los proyectos financiados, se pone de relieve el compromiso y la coherencia de la organización con la respuesta al drama de las migraciones”.

Apoyo a proyectos de movilidad humana en terceros países

La respuesta de Cáritas Española al reto de la movilidad humana trasciende las fronteras de nuestro país y se hace presente, también en aquellas regiones del mundo que son origen y zonas de tránsito de las personas obligadas a abandonar sus hogares.

Es el caso, por ejemplo, de los proyectos financiados en 2017 en Mauritania y Marruecos con inmigrantes subsaharianos; los programas de acogida temporal de emergencia a refugiados en Turquía, Grecia, Serbia o Colombia; o las acciones de protección humanitaria que las Cáritas locales llevan a cabo con los refugiados rohingya en Myanmar, Bangladesh y Tailandia (en este último país con el apoyo de Europe-Aid).