El pasado día 10 de marzo, Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz, celebró en el salón de actos de Cajalmendralejo “XLI Asamblea Diocesana”.

Bajo el lema “Llamados a ser una comunidad acogedora”, voluntarios, sacerdotes y técnicos, procedentes de las distintas cáritas parroquiales y programas de Cáritas, participaron en la “XL Asamblea de Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz” celebrada en el salón de actos de Cajalmendralejo, en Almendralejo.

La lluvia no impidió a los más de 150 participantes, asistir a esta cita anual, que dio comienzo de la mano de D. Celso Morga, Arzobispo de la Diócesis de Mérida-Badajoz, quién se encargó de dar la bienvenida a los asistentes e iniciar la oración. Justo después D. Jesús Pérez Mayo expuso el Informe del año 2017, donde se pusieron en conocimiento de los asistentes los datos de participación, que cada año recogen todos los agentes de cáritas que participan en las acogidas, programas y proyectos.

Justo después de la intervención de Jesús, intervino D. Francisco Maya Maya, Delegado de Cáritas, quién agradeció a los asistentes su participación, ofreció una ponencia, bajo el título “Reemprender el Camino”, donde se planteó una reflexión sobre el modelo de Cáritas y el camino que se viene recorriendo estos últimos años.

La presentación del Informe Económico 2017 y los Presupuestos para el año 2018, corrieron de la mano de D. Ignacio Aguilar Luengo, coordinador del departamento de administración.

Después de las distintas votaciones y aportaciones de los asistentes a la asamblea, se presentaron las líneas de trabajo en clave de Cooperación al Desarrollo. De la mano de D. Manuel Matos, sacerdote de la Parroquia de Ntra. Sra. De la Asunción de Badajoz, se dio a conocer un Proyecto de Cooperación al Desarrollo, en Mozambique (África) que se desarrollará durante los próximos dos años. Además, los asistentes pudieron conocer una experiencia de la diócesis que se ha venido desarrollando los dos últimos años y que expuso el Arciprestazgo de Llerena, una experiencia de acompañamiento a un proyecto en Senegal.

Finalmente, María José Corraliza, responsable del Área de Animación Comunitaria, presentó los “Círculos de Silencio” ·, una herramienta para la sensibilización, el anuncio y la denuncia que podrá ser utilizada por todas las cáritas parroquiales de la diócesis. Estos círculos tienen como objetivo principal hacer visible distintas realidades sociales que nos preocupan.

La Asamblea sigue siendo para todos los agentes de cáritas (sacerdotes, voluntarios, trabajadores, participantes…) un encuentro de participación y compromiso que ayuda a mirar el horizonte con ilusión y esperanza.