Cáritas Diocesana, CONFER, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), reclaman situar a la persona en el centro de la vida política y económica, conciliar vida laboral y familiar, y fortalecer el acceso a los derechos

Con motivo del 1º de Mayo, las entidades promotoras de la iniciativa «Iglesia por el Trabajo Decente» (ITD), denuncian el «injusto marco laboral y social» actual de nuestro país y «la falta de trabajo decente para todas y todos en nuestra sociedad». Anuncian, a su vez, la convocatoria de Eucaristías «en acción de gracias por el don del trabajo humano y como signo de solidaridad con quienes sufren la deshumanización del trabajo».

Aseguran, además, que «el sistema configura una sociedad donde el trabajo no es un bien para la vida sino un instrumento al servicio del capital por encima de la persona» y donde «la deshumanización del trabajo sitúa a la persona en una peligrosa situación de vulnerabilidad y exclusión social».

Los datos socioeconómicos constatan esa denuncia. Un chequeo del estado del trabajo decente en España arroja las siguientes cifras:

■ Desempleo: 3.766.700 personas paradas – 17,22% (EPA 2017). (129.900 personas, 26,22%)

■ Calidad: Tasa de temporalidad: 26,7%. (35,5%) Tiempo parcial involuntario: 57,3% (EPA 2017).

■ Pobreza laboral: Afecta a casi 13 millones de personas. El porcentaje de trabajadores pobres de 18 a 24 años ha pasado del 7% en 2007 al 21% de 2014. (Informe de emancipación juvenil en España 2016).

■ Redes de protección: La tasa de cobertura de parados con prestaciones es del 56% (66,3%) (EPA 2017). Unas 4.716.000 pensiones, la mitad del total, están bajo el umbral de la pobreza, es decir, son inferiores a 684€ mensuales (Informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza, EAPN).

■ Salarios: El salario medio anual es, en el caso de las mujeres, 20.051,58 euros; el de los hombres, 25.992,76 euros (Encuesta Anual de Estructura Salarial Año 2015, INE, junio 2017). (17.304,65 y 21.813,81)

■ Seguridad y salud laboral: Los accidentes en jornada de trabajo fueron 503.749 en 2017, un 4,9% más que el año anterior). De ellos fueron siniestros mortales 484 (+1,7%) (Avance estadístico del Ministerio de Empleo y Seguridad Social 2017). (10.455 y 10)

■ Participación de los trabajadores: El 51,3% de los asalariados no tiene representante sindical en la empresa (Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo. 6ª EWCS - España 2015).

■ Descanso: El 22,4% de los ocupados trabaja más de 40 horas a la semana. El 33% trabaja en domingo, una o más veces al mes. El 24,6% tiene un horario que no se adapta a sus compromisos familiares y personales (Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo. 6ª EWCS - España 2015).

■ Participación de los trabajadores: El 51,3% de los asalariados no tiene representante sindical en la empresa (Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo. 6ª EWCS - España 2015).

■ Descanso: El 22,4% de los ocupados trabaja más de 40 horas a la semana. El 33% trabaja en domingo, una o más veces al mes. El 24,6% tiene un horario que no se adapta a sus compromisos familiares y personales (Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo. 6ª EWCS - España 2015).

Desde las entidades promotoras se han preparado varias actividades que permitirán hacer visible esta realidad. El próximo día 30 de abril a las 18:30 horas, se celebrará en la Plaza de San Francisco de Badajoz (Kiosco) un “Coffee Break” donde se podrán disfrutan de distintas experiencias relacionadas con el empleo desde la mirada de distintos grupos y realidades.

Esta actividad terminará con un “círculo del silencio” en la Plaza San Atón, donde se procederá a la lectura del manifiesto de la campaña. También ese mismo día tendrá lugar una “Vigilia de oración” en la Parroquia de Jesús Obrero (Cerro de Reyes).

En su manifiesto, las entidades recuerdan lo señalado por los obispos españoles en el documento Iglesia, servidora de los pobres, donde se afirma que «la política económica debe estar al servicio del trabajo digno. Es imprescindible la colaboración de todos, especialmente de empresarios, sindicatos y políticos, para generar ese empleo digno y estable, y contribuir con él al desarrollo de las personas y de la sociedad. Es una destacada forma de caridad y justicia social».