La caridad es un deber cristiano. Cáritas actúa en la realización de obras caritativas y sociales, a través del compromiso temporal de los laicos. Una mirada a nuestra sociedad, hecha desde la óptica de la pobreza y exclusión, ofrece la necesidad de establecer retos y criterios de actuación necesarios.

En el contexto en el que vivimos tenemos que primar en mucho casos el apoyo a las necesidades más urgentes, pero Cáritas no olvida nunca su apuesta por la promoción de la persona y los territorios, dentro y fuera de nuestro país. Nuestro compromiso decidido por los últimos y no atendidos nos lleva a reflexionar sobre los mecanismos de integración y promoción sobre los colectivos vulnerables y excluidos, la denuncia de las injusticias y sus causas, la formación y la sensibilización de nuestros agentes y del conjunto de la sociedad, la posibilidad de acciones coordinadas dirigías hacia la lucha contra la pobreza y la exclusión social.

La caridad no sólo es la expresión de ayuda a los más desfavorecidos sino también la actitud solidaria, reconocer la grandísima oportunidad de dejarnos ayudar por ellos. Una forma esencial de ser Iglesia.

Nuestro Modelo de Acción Social es un horizonte, una perspectiva y una presencia para cualquier acción que pretenda dignificar a los últimos de nuestro mundo.

Además de los artículos que encontrará en esta sección sobre temas de actualidad, podrá profundizar en el pensamiento de Cáritas a través de la colección Reflexiones y Marcos de Acción de nuestra editorial.