El pasado 31 de enero, Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz, celebró su ya conocido, círculo de silencio, y que se lleva a cabo todos los jueves últimos de mes como una forma de toma de conciencia e interpelación social.

Durante el mes de enero Cáritas ha puesto el acento en los migrantes, en todas esas personas que se encuentran con muros de injusticia, de desigualdad y de vulneración de derechos.Este círculo del silencio, ponía de manifiesto la presencia de las personas refugiadas y migrantes, sus rostros nos hablan de una tragedia que nos devuelve la imagen del naufragio y el derrumbe de los derechos humanos más básicos.

Durante el acto, los/as participantes, conocieron la realidad de migración en la que Cáritas está trabajando, seguidamente se leyó un manifiesto y se concluyó con la destrucción de un muro de papel, que simbolizaba esas dificultades que se encuentran las personas que se ven obligadas a migrar de sus lugares de origen.

Estas acciones pretenden generar conciencia social, ante las distintas situaciones de injusticia y falta de acceso a derechos que en la actualidad estamos viviendo. Se utiliza el silencio como una forma de detenernos y de escuchar profundamente.