Desde el curso pasado, Cáritas lleva adelante una campaña que tiene como lema «Una sociedad con valores es una sociedad con futuro». A través de ella presenta cuatro valores que en estos momentos de crisis propone como alternativa de vida a la sociedad y a la comunidad cristiana para hacer posible una sociedad con futuro más humana e integradora. Los valores de la comunión, la participación, la diversidad y la gratuidad puestos en juego pueden contribuir a estimular actitudes personales y colectivas que fomenten la unión, la fraternidad, la acogida, la solidaridad, la gratuidad.

Cáritas, en este tiempo de Navidad, te invita a profundizar sobre el valor de la diversidad de dones, de carismas, de talantes, de opiniones, de ideologías, de formas de vivir. La diversidad es una puerta que sólo puede abrirse desde la tolerancia, desde la capacidad generosa de acoger y descubrir en las demás personas los talentos y riquezas que cada uno lleva consigo. Desde aquí podemos construir una sociedad más libre y respetuosa con la vida, al tiempo que nos incita a buscar la inclusión e integración de todas las personas para el desarrollo del bien común.

«Si deseas cambiar el significado de sociedad de valores, acepta a todos por igual».

  • Es Navidad, una ocasión muy especial para renovar la vida y empezar de nuevo, para hacer brotar la esperanza y la luz allí donde todavía hay tristeza, soledad y pobreza. Estamos ante una nueva oportunidad para poner toda la vida que tenemos en nuestras manos al servicio de los demás, al servicio de las personas más necesitadas. Sólo así haremos posible otro mundo a nuestro alrededor.
  • Estamos a las puertas de un nuevo año y queremos invitarte a vivir el compromiso solidario y cristiano con los cinco sentidos: mira a los demás con nuevos ojos, escucha con tu corazón, gusta y saborea de los tesoros de cada persona que se cruza en tu camino, denuncia lo que huele mal en nuestro mundo (la injusta distribución de la riqueza, el hambre, el dolor) y sana con tus manos poniéndote al servicio del que más lo necesita.

«Esta crisis pone en evidencia una profunda quiebra antropológica y una crisis de valores morales. La dignidad del ser humano es el valor que ha entrado en crisis cuando no es la persona el centro de la vida social, económica, empresarial; cuando el dinero se convierte en fin en sí mismo y no en un medio al servicio de la persona y del desarrollo social».

Mensaje de la Conferencia Episcopal de Pastoral Social
Día de la Caridad 2009

pdf_buttonDescargar díptico de la campaña